fbpx


JORGE ROSAS GARRIDO


consulta@oftalmontt.cl
+(65) 2 340 900

DEPARTAMENTOS

  • Oculoplástica y estética
  • Cornea, catarata y cirugía refractiva
  • Oftalmopediatría y estrabismo

ESPECIALIDAD

  • Oftalmología General
  • Oculoplástica
  • Estrabismo
  • Cirugía de Cataratas
  • Cirugía refractiva

UBICACIÓN

Edificio Puerto Nuevo

Benavente #405, Of. 503, Puerto Montt

+(65) 2 282 834
+(65) 2 282 211


Clínica Puerto Montt

Panamericana #400, Puerto Montt

+(65) 2 340 900

BIOGRAFÍA

Estudió desde kínder en el colegio jesuita San Mateo, es hijo de osorninos, su padre trabajaba vinculado al comercio y su madre era dueña de casa. Es el menor de tres hermanos, una mujer y dos hombres. Para el doctor Jorge Rosas, fue muy importante la formación del colegio, debido a que cuando tenía solamente nueve años, su madre falleció tras batallar contra un cáncer. Entonces, pasó mucho tiempo “refugiado en el actividades escolares”. Fue scout, formó parte de las comunidades cristianas, participó de los campamentos de verano, en deportes y actividades sociales. Este médico tiene una historia de vida que implica mucha pasión por la ciencia y que va desde una medicina radial en zonas aisladas a la capacidad y precisión de la técnica vigente en el mundo moderno de la oftalmología.

  • Continuar leyendo
Continuar leyendo

El vínculo con la medicina nace por el interés en los estudios y los encuentros escolares donde se presentaban proyectos científicos, entonces un profesor de ciencias le incentivó a que estudiara un área de ciencia aplicada. Así ingresa el año 1986 a la Universidad Austral. Fue una época de bastante estudio y dedicación. En la Universidad nace el interés científico por la histología y después fue ayudante alumno en patología. Era tanto su fascinación por la investigación que se quedaba, junto a otro compañero, los veranos estudiando para poder utilizar libremente los equipos, como los microscopios electrónicos. Señala que su profesor los instó a que se dedicaran más al área clínica que sólo a la investigación.
La facultad la terminó el año 1992 y se convierte en médico general de zona. No obstante, el destino le genera otra situación fuerte en su vida, cuando cursaba quinto año de medicina. Lamentablemente, su padre fallece de una insuficiencia renal, lo que le complica su continuidad en los estudios. Su hermana mayor, abogada de la Universidad de Concepción, lo ayuda a terminar la carrera, dándole el apoyo económico que requiere.
Luego viene una etapa muy positiva para él, indica que existía mucha ilusión de “ir hacer el bien y de poner en práctica las cosas aprendidas en la universidad”.
Egresado como médico general de zona, se traslada a Río Puelo. “Pude llegar a una comunidad rural donde las personas eran muy sanas… y aprendí de ellos muchas cosas, les tengo mucho cariño cada vez que puedo voy a la zona de Cochamó y Río Puelo. Hice un trabajo como médico único, tenía ocho postas a mi cargo, y un equipo de paramédicos en cada una de las postas. Entonces hacia medicina radial. Todas las mañanas tenía que comunicarme y dar instrucciones por radio con cada posta, y ver si había consultas por patologías. La radio era el medio para comunicarse con los lugares aislados. También valoro mucho el trabajo con los paramédicos, en esos lugares se hace equipo, con personas que tienen una sabiduría tremenda, uno no deja de aprender de esas personas, hablo de los paramédicos de las postas rurales. Les toca vivir cosas muy especiales con ellos”.
También en la zona precordillerana realiza proyectos de desarrollo comunitario que pueden repercutir en la vida de la comunidad. Por ejemplo, hacer invernaderos modelos para cada posta, para dar ejemplo a las personas y poder hacer programas de alimentación saludable en la atención primaria y hacer desarrollo comunitario.
“No existía puente, yo debía hacer rondas aéreas una vez al mes o cada 15 días, se hacían visitas a Llanada Grande, Valle el Frío, Paso El León. Y cuando había ronda se revisaba a todas las personas, era como un evento, todos iban y se dejaban medicamentos también para enfrentar las enfermedades que podrían llegar. Los embarazos se trasladaban con tiempo, los paramédicos eran sumamente ordenados, con 33 o 34 semanas, se trasladaban a las pacientes a Puerto Montt a un hogar que estaba preparado para recibirlas, para así no tener emergencias en zonas aisladas. Pero como era médico único debía hacer de todo, como los controles maternales, ginecología, administración, controles de niño sano, leche, vacunas y las estadísticas requeridas. Todo, apoyado por los paramédicos rurales”.
Luego de dos años en la zona, al solicitar sus vacaciones llega una doctora para reemplazarle, ambos se enamoran y se casan en Osorno. Esto provoca que juntos busquen un lugar para trabajar juntos. En sus retinas aparece Quellón, ahí existe la posibilidad de dos cargos, y no era un lugar extraño para él, ya que había estado en un internado rural cuando era estudiante de medicina por dos meses.
En Quellón, estaba además el incentivo de poder hacer más medicina clínica y adquirir mayor experiencia. “Habían cuatro médicos en el Hospital, había mucho trabajo y mucho aprendizaje, mucho más trabajo clínico, 350 partos al año, porque las condiciones de traslado eran difíciles para los pacientes, por lo que no quedaba otra opción que resolver. Se realiza mucha medicina clínica, se hacía todo tipo de medicina, operaciones, hospitalizaciones, controlar las urgencias”, declara.
Al preguntarle por qué se decide por especializarse en Oftalmología indica que fue porque le gustaba la cirugía, por el carácter científico, el uso de la tecnología y uso de microscopios.” Yo había hecho un taller de microcirugía en la universidad y me gustaba el área, y busqué un área que tuviera todas estas condiciones de investigación, de cirugía y que además me entregaba una buena calidad de vida”.
Viaja a hacer la beca de Oftalmología en Santiago, al Hospital San Juan de Dios, dependiente de la Universidad de Chile. “Fue complejo retomar el ritmo académico, la especialidad se realiza desde las siete a nueve de la noche todos los días y el trabajo en el hospital es de ocho a cinco de la tarde. Es una especialidad compleja y que requiere mucha dedicación”.
Durante este tiempo de estudios en Santiago, nace su único hijo Nicolás, hoy estudiante del colegio San Javier de Puerto Montt, la vida en Santiago tiene de dulce y agraz, principalmente porque hay un quiebre en su matrimonio, del que hoy conserva una buena amistad.
Su formación en el Hospital San Juan de Dios fue muy grata, considerando que se hacía mucha oftalmología de calidad, y muchas especialidades nacen en este recinto, por ejemplo todo lo que se refiere al área de estrabismo nace en este hospital, incluso los tecnólogos médicos de esta especialidad se instruyen ahí.
El año 2002 regresa a Puerto Montt, porque tenía una beca con retorno. Se integra con horario completo al Hospital Base de Puerto Montt. “En Santiago se hacía mucha oftalmología, en Puerto Montt no había mucho desarrollo y se requería complementar. Ahí empieza una lucha para lograrlo y durante cinco años fui jefe de servicio, entonces había que luchar por la implementación y la tecnología, tanto para los policlínicos como para los pabellones.”
Hoy el doctor Jorge Rosas sigue vinculado al hospital durante media jornada diaria y el resto de su tiempo trabaja en la red Oftalmontt, agrupación médica especializada que se crea el año 2006, con el fin de generar una instancia oportuna para resolver las enfermedades y ser el primer lugar de referencia para la oftalmología en el sur de Chile. “Esto generó que un grupo de médicos nos juntáramos para hacer cirugías refractarias e ir especializándonos y apoyándonos como equipo”.
Considera que la oftalmología que se hace en Puerto Montt, es de primer nivel y explica: “Nosotros vamos a congresos todos los años, porque es una especialidad muy exigente y obliga a todos estar al tanto de la innovaciones tecnológicas y el intercambio se ve. Lo que en otros países se realiza, es una medicina tal como la que nosotros aplicamos acá en Puerto Montt. Por ejemplo, los lentes intraoculares que estamos usando en la zona, son de primer nivel, e incluso, en otros lugares aún no se utilizan”.
Entre sus hobbies está disfrutar la vida al aire libre, hacer trekking, pesca y kayak de travesía. El médico, hoy está radicado en Puerto Montt. Se siente muy satisfecho de poder conectar sus tiempos y sus gustos en una ciudad que le permite disfrutar de la naturaleza. Es una persona que disfruta lo que entrega la vida en región, donde se respira comunidad, así lo declara: “Estás incorporado al entorno, todo se te hace familiar, incluso el trabajo, todo está cerca y eso es calidad de vida”.



0123456789001234567890

AÑOS
EN OFTALMOLOGÍA


0123456789001234567890

AÑOS EN
MEDICINA GENERAL


012345678900123456789001234567890+

CONSULTAS
SEMANALES


012345678900123456789001234567890+

CIRUGÍAS Y PROCEDIMIENTOS
ANUALES EN EL SISTEMA
PRIVADO


CURRÍCULO OFICIAL


  • Experiencia de trabajo
  • Estudios
  • Certificados
  • Otros

1986-1992: Médico Cirujano. Universidad Austral de Chile.

Especialista en Oftalmología. Universidad de Chile.


logo blanco-01

En Oftalmontt queremos verte ver.
Por esto, ponemos a tu disposición modernas clínicas oftalmológicas
ubicadas en puntos estratégicos del sur de Chile, donde encontrarás
un robusto equipo médico dispuesto a mejorar tu visión.
Ven a conocernos, somos locales.